El de hoy no tiene maldita la gracia.
Lo siento, pero así son las cosas.